Hexagrama 14 La Posesión de lo Grande

Visitas: 30

Hexagrama 14 La Posesión de lo Grande

Hexagrama 14 La Posesión de lo Grande

Hexagrama 14 La Posesión de lo Grande

 

arriba Li, Lo Adherente, la llama

abajo Ch’ien, Lo Creativo, el Cielo

 

Este hexagrama nos habla sobre la capacidad de ocupar un lugar de poder, rodearme de gente talentosa y capaz sin temor.

Observemos los trigramas. Si tenemos fuerza interior y claridad hacia afuera estoy en condiciones de poseer algo grande.

Si sumamos los nucleares al análisis, vemos que además de Fuerza y claridad este hexagrama posee la serenidad del Lago y su capacidad de dialogo.

 

Hexagrama 14 La Posesión de lo Grande

Hexagrama 14 La Posesión de lo Grande Trigramas principales y nucleares

Esa quinta línea blanda en posición de poder, como regente del hexagrama, es la que lo obtiene todo. Es inteligente, dúctil y humilde. Se rodea de fuertes y talentosos sin temor a ser desplazada.  Un líder talentoso y esclarecido que ocupa un puesto de poder se rodea de personas fuertes y talentosas porque él está muy seguro del lugar que ocupa. 

Si pensamos que en el núcleo de este hexagrama está El Desbordamiento Hez 43, Hexagrama 14 La Posesión de lo Grandenecesitamos estar muy atentos y observando todo el tiempo que las cosas no nos sobrepasen o desborden.

Este hexagrama podemos asimilarlo a las creencias. ¿Estamos siguiendo algún maestro o gurú? Bien, veamos a que tipo de creencia adherimos. ¿Es realmente esclarecido? ¿Cómo utiliza el poder que se le ha otorgado? Tengamos en cuanta que este hexagrama  es el despliegue de 13 La Comunidad con los Hombres. 13.- Hexagrama 13 La Comunidad con los HombresAllí los fuertes se reunían en torno a una idea, 38.- Hexagrama 38 K'uei El Antagonismo adentro. Aquí esta idea,  esta creencia se expreso, se manifestó, tomó el mando y esta en plena posesión de su poder. 

Veamos las lineas y como cada una se expresa segun la posición que ocupa

 

LAS LINEAS

La primera línea acaba de asumir su mandato, hay expectativa. Esto es porque hay mucha energía, hay mucho poder, muchos bienes. Es La posesión de lo Grande.  

La segunda línea es Yan en un puesto ying es el fuerte ayudante en quien la quinta línea confía. Los ayudantes pueden ser profesionales que asisten. Tiene un buen abogado, un buen contador y puede contar con ellos. Tiene un gran carruaje, eso implica que tiene con que llevar la tarea adelante, tiene capacidad y talento. Uno asume una gran responsabilidad frente a algo, un cargo, una herencia etc… y necesito rodearme de gente idónea para la tarea.

La tercera línea nos enfrenta a observar si retengo, bienes, recursos o vínculos por temor a la escasez o confío en la abundancia. Cuando en realidad la abundancia es circulación, es el flujo que pongo a disposición, no acumulación o retención de nada. De hecho, este movimiento nos conecta con el hexagrama 38 El Antagonismo  

La cuarta línea nos advierte sobre el no confiar en la propia abundancia por eso está mirando lo que hace uno y otro. Aquí pareciera que uno no puede ser feliz con lo que tiene. Esta línea que pertenece a 63.- Hexagrama 63 Después de la Consumación nos enfrenta a nuestro apego. Poniéndonos en conexión con el hexagrama Hexagrama 14 La Posesión de lo Grande 26 La Fuerza Domesticadora de lo Grande.  Cuando la clave está en confiar en que la vida me va a presentar lo que necesito a cada momento.

La quinta línea es la que lo obtiene todo porque su docilidad es sumamente atractiva. No nos olvidemos que es la línea central de 63.- Hexagrama 63 Después de la Consumación lo Adherente.  Que uno sea dúctil amable y tenga buen trato, no significa que no tenga autoridad, no habilita a que el otro nos atropelle. Por eso nos advierte que no basta con ser dúctil, necesitamos además de claridad para conducir esto grande que poseemos, convicción. No necesitamos ejercer fuerza o violencia. Sólo necesitamos reconocer  que ocupamos un  lugar de poder y desde ahí conducir, pudiendo poner un límite claro y serenamente.

Las sextas líneas no tienen punto medio, son maravillosas, como esta, o son una calamidad. Esta al abrirse nos lleva al hexagrama 34 El Poder de lo Grande. Lo grande llego a su apogeo, a su plenitud, por eso es bendecido  

Sin duda este líder tiene fuerza interna, inteligencia, claridad; capacidad de moverse, de ordenar. Tiene la capacidad de ver a los otros y otorgarle a cada uno el lugar qué le corresponde según sus capacidades y talentos. Tiene poder, pero no abusa de él.

Hasta la próxima. Laura Paradiso

 

En la versión de Richard Wilhelm leemos:

Ta Yu / La Posesión de lo Grande

Hexagrama 14 La Posesión de lo Grande

arriba Li, Lo Adherente, la llama

abajo Ch’ien, Lo Creativo, el Cielo

 

El fuego en lo alto del Cielo alumbra a lo lejos, y todas las cosas pasan a la luz y se manifiestan. El débil trazo quieto ocupa el puesto de honor y todos los demás trazos, fuertes, están en correspondencia con él. Quien, ocupando un puesto elevado, es modesto y benévolo, lo obtiene todo como si acudiera a sus manos. *

*. El sentido de este signo concuerda con la palabra de Jesús: “Bienaventurados los mansos, pues ellos poseerán el reino de la Tierra.”


EL DICTAMEN

La Posesión de lo Grande: Elevado Logro.

Los dos signos primarios indican que la fuerza y la claridad se unen. La Posesión de lo Grande está predeterminada por el destino y en correspondencia con el tiempo. ¿Cómo es posible que ese débil trazo tenga la fuerza suficiente como para retener y poseer a los trazos fuertes? Lo es gracias a su desinteresada modestia. Es éste un tiempo propicio. Hay fortaleza en lo interior, y claridad y cultura en lo exterior. La fuerza se manifiesta con finura y autodominio. Esto confiere elevado logro y riqueza. * *

 

** Podría pensarse que el signo “La Solidaridad”, Nº 8, es más favorable todavía, puesto que allí un trazo fuerte reúne en su torno a los cinco débiles. No obstante, el Dictamen pronunciado en este caso: “Elevado Logro”, es mucho más favorable. Esto se debe al hecho de que en aquel caso los solidarios reunidos por el fuerte gobernante son tan sólo simples súbditos, mientras que aquí el manso gobernante tiene a su lado únicamente a hombres fuertes y capaces que lo apoyan como ayudantes.


LA IMAGEN

El Fuego en lo alto del Cielo:
la imagen de La Posesión de lo Grande.
Así el noble frena el mal y fomenta el bien,
obedeciendo con ello la buena voluntad del Cielo.

El sol en lo alto del cielo que alumbra todo lo terrenal, es el símbolo de la posesión en gran escala. Mas semejante posesión ha de ser correctamente administrada. El sol saca a la luz del día lo malo y lo bueno. El hombre debe combatir y refrenar el mal y fomentar y favorecer el bien. Únicamente de este modo corresponde uno a la buena voluntad de Dios que sólo quiere el bien y no el mal.


LAS DIFERENTES LINEAS

Al comienzo un nueve significa:

Ninguna relación con lo dañino, esto no es un defecto.
Si permanece uno consciente de la dificultad,
quedará libre de defecto.

Una gran posesión que aún se encuentra en su período inicial y no ha sido atacada en modo alguno, permanece sin tacha; pues aún no se da la ocasión de cometer faltas. Pero hay muchas dificultades que deben vencerse todavía. Únicamente manteniendo alerta su conciencia ante tales dificultades llega uno a ser de verdad interiormente libre de toda posibilidad de arrogancia o malversación y ha prevenido así, en principio, toda posible falla.


Nueve en el segundo puesto significa:

Un gran carruaje para cargarlo.
Se puede emprender algo. Ningún defecto.

Una gran posesión consiste no sólo en la cantidad de bienes que uno tiene a su disposición, sino y ante todo en su movilidad y aplicabilidad. En este caso, podrá uno utilizarlos en bien de empresas a realizar y permanecerá libre de escrúpulos y de faltas. El gran carruaje que puede cargarse con muchas cosas y con el que puede viajarse lejos, sugiere la existencia de hábiles ayudantes que tiene uno a su lado, idóneos para su tarea. A gente así puede confiarse la carga de una gran responsabilidad, lo cual es realmente necesario cuando se trata de empresas importantes.


Nueve en el tercer puesto significa:

Un príncipe lo ofrenda al Hijo del Cielo.
Un hombre pequeño no sabe hacerlo.

Es cosa de un hombre magnánimo y de pensamiento libérrimo e] no considerar su posesión como propiedad exclusivamente personal y de ponerla más bien a disposición del soberano o del bien público. Adopta así un punto de vista correcto frente a la posesión que, en cuanto propiedad privada, jamás puede ser duradera. Un hombre de corazón estrecho, un hombre mezquino, ciertamente no es capaz de semejante actitud. En su caso una gran posesión acarrea daños, puesto que en vez de sacrificar él intenta conservar. *

 

* Se expresa aquí, con respecto a la posesión, el mismo principio fundamental que se manifiesta en la palabra: “Quien intente guardar su vida, la perderá; y quien la pierda, la conservará.” S. Lucas, 17, 33.


Nueve en el cuarto puesto significa:

Establece una diferencia
entre sí y su prójimo.
No hay defecto.

Esto caracteriza una situación que surge entre vecinos ricos y poderosos y que acarrea peligro. Es cuestión entonces de no mirar ni a derecha ni a izquierda, sino de permanecer libre de envidia y del intento de lograr lo mismo que otros. Así quedará uno libre de falIas.**

 

** Una traducción diferente y generalmente aceptada diría: Él no confía en su abundancia. No hay defecto.
Así significada que uno se mantiene exento de defectos teniendo como si no tuviera.


Seis en el quinto puesto significa:

Aquel cuya verdad es afable y sin embargo digna,
tendrá ventura.

La situación es sumamente favorable. Sin coacción externa y sólo en virtud de una franqueza espontánea, conquista uno a los hombres, al punto de que también ellos respondan con simpatía y franca sinceridad.
No obstante, en tiempos de posesión de lo grande la mera mansedumbre no es suficiente, pues podría surgir, paulatinamente, la impertinencia. Esta aparición de la impertinencia ha de ser dignamente mantenida dentro de sus límites y entonces la ventura será cierta.


Al tope un nueve significa:

El es bendecido desde el Cielo. ¡Ventura!
Nada que no fuese propicio.

En la plenitud de la posesión y del poder conserva uno la modestia y honra al sabio que se mantiene apartado del ajetreo mundanal. Con tal actitud, se coloca uno bajo el influjo de las bendiciones que llegan del cielo, y todo irá bien.
Confucio dice acerca de este trazo: “Bendecir significa ayudar. El Cielo ayuda al que se entrega, los hombres ayudan al veraz. Quien se conduce con veracidad y es abnegado en su pensar, y además tiene en alta estima a los dignos, ése recibe la bendición del Cielo. Encuentra Ventura y no hay nada que no sea propicio.”



Sitios amigos

(Visited 29 times, 1 visits today)

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *